Altabrisa (999)406 0554 García Ginerés (999)920 2634/ 290 8002/ Jalisco 01800-8384802

¿Escucha constantemente la frase «Perdón, ¿qué dijiste?»? Cuando hay una pérdida auditiva, el sonido desaparece de forma tan gradual que quien la padece puede no darse cuenta. Tal vez usted y otros piensen que la persona que sufre la pérdida auditiva tiene oído selectivo. Esto suele deberse a que unos sonidos son claros y otros no, y las lagunas no tardan en aparecer en palabras y frases. Esto hace que las conversaciones sean difíciles en habitaciones llenas o por teléfono.

Si no se trata, la pérdida auditiva puede afectar a la relación entre quien la sufre y sus familiares y amigos, lo que perjudica su calidad de vida.

Por ello es que el Centro Auditivo Mérida, desde su moderna sucursal en la ciudad de Tepatitlán, Jalisco, se especializa en brindar hoy en día una opción eficaz para para mejorar la vida de quienes padecen este tipo de afección.

“La pérdida auditiva puede afectarnos a nosotros o a algún familiar nuestro sin siquiera darnos cuenta en un principio; pero a la larga, conlleva consecuencias que pueden traducirse en una sensación de aislamiento cada vez más deprimente para quien la padece”- resaltó su director general, Fernando Delgado.

“Animar a un familiar o amigo a hacerse una prueba para tomar las medidas correspondientes es muy importante ya que puede significar las diferencia entre conservar o no la buena salud del oído, -añadió el director- Como equipo de especialistas que somos- nos da una enorme satisfacción el poder más cerca de quienes requieren esa atención profesional con equipos de última tecnología”.

Problemas auditivos más comunes

Uno de los sentidos más sensibles que tenemos los seres humanos es el oído, el cual puede estar expuesto a diferentes enfermedades:

  • Hipoacusia: La hipoacusia es la incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos. Las personas que padecen esta afección suelen tener dificultad para seguir conversaciones con varios interlocutores, para oír en ambientes ruidosos o para diferenciar sonidos agudos. Además, es posible que perciban ciertos sonidos que parecen demasiado fuertes o escuchar voces que suenan entre dientes. Existen varios grados de hipoacusia: leve –el grado de pérdida auditiva se encuentra entre los 20 y los 40 decibelios–, media –entre 40 y 70 dB–, severa –entre 70 y 90 dB– o profunda –la pérdida auditiva supera los 90 dB–.
  • Presbiacusia: Esta patología se produce por el envejecimiento de las células ciliadas del oído interno –encargadas de capturar los sonidos–, que terminan muriendo a medida que la persona se hace mayor. Los síntomas de la presbiacusia empiezan a aparecer, por norma general, a partir de los 60 años. Los más frecuentes son, por ejemplo, percibir el habla de otros como murmullos, dificultad para distinguir sonidos como la “s” o la “r” o escuchar zumbidos en los oídos. Este tipo de pérdida auditiva no tiene cura y su tratamiento es a través de audífonos.
  • Tinnitus: También llamados acúfenos, consisten en la percepción de silbidos, zumbidos o sonidos en el interior de los oídos sin que exista una fuente sonora externa, es decir, que no se emiten de forma real. A menudo aparecen como síntoma de otros problemas auditivos, como infecciones de oído, hipoacusia por fuertes ruidos, cuerpos extraños o enfermedad de Menière, entre otros. Puede variar su intensidad aunque, por regla general, son bastante molestos y pueden conllevar, además, problemas psicológicos, como insomnio, episodios de estrés o, incluso, depresión.
  • Síndrome de Méniére: Se trata de una enfermedad crónica que afecta al oído interno, no solo a la audición, sino también al sentido del equilibrio. Su origen es desconocido, aunque se sabe que en todos los pacientes con esta patología se produce un aumento de la presión de la endolinfa –los líquidos del oído interno–. Puede aparecer a cualquier edad, si bien es cierto que es más frecuente en adultos entre los 40 y los 60 años. El síntoma principal es el vértigo, aunque también están presentes los acúfenos o tinnitus –que suelen ser permanentes–, así como la hipoacusia.
  • Otitis: Esta es una enfermedad muy frecuente, sobre todo en la infancia. La más común es la otitis media, la cual afecta a la parte posterior del tímpano, la trompa de Eustaquio y la mastoides. Consiste en una inflamación del oído causada, normalmente, por una infección. Puede acumularse líquido y los síntomas suelen ser dolor, fiebre, sensación de taponamiento, irritabilidad o supuración del líquido acumulado. No suele ser grave pero si no se trata a tiempo, puede provocar daños en el oído o, incluso, pérdida de audición.

Es importante no dejar pasar los síntomas que generan cualquiera de estos problemas de audición. Lo bueno es que si tienes este tipo de problemas puedes hacer algo para oír mejor. Por eso es importante que te hagas la prueba de audición. Ante ello, el Centro Auditivo Mérida brinda en su moderna sucursal en Tepatitlán, equipos con la mejor tecnología de punta y la atención de profesionales capacitados para garantizar un apoyo sólido y confiable a sus clientes.

Una labor constante impulsada por la misión de mejorar la calidad de vida de más personas a través de aparatos auditivos de vanguardia en marcas tan prestigiadas como Siemens, Widex, Oticon, Phonak o Starkey. Para mayores informes, sus oficinas en Tepatitlán se encuentran ubicadas en Morelos 477 San Antonio El Alto, Tepatitlán de Morelos. Jalisco.

A %d blogueros les gusta esto: